SCOUTS DE PRIMERA GENERACIÓN.

A continuacion os dejo la publicación de una familia que involucro a sus hijos en el Escultismo dejando plasmada su experiencia en este texto:


Empezando en el Escultismo 3En mi familia no ha habido vinculación con el mundo Scout. Somos la primera generación. Todo comenzó con la decisión que tomamos hace años de vincular a mis hijos, Héctor y Alejandro, a algún grupo que les proporcionara valores humanos individuales y colectivos en los que nosotros creíamos.

En aquel momento, mi sobrina Montse, se había apuntado al grupo Scout Monte Clavijo, en la rama de castores. Su local estaba en Teresa Gil de Gárate y le venía muy bien a su padre dejarla allí los sábados por la mañana  para que jugará y se formara mientras él estaba en su despacho trabajando.

Empezando en el Escultismo 2
Hablamos con mi cuñado para saber cómo era esto de los Scouts y decidimos que, lo que nos contaba, quedaba muy cerca de lo que nosotros queríamos para nuestros hijos. De ahí que tomáramos la decisión de apuntarlos.

Parece que fue ayer y han pasado 20 años. En este tiempo mis hijos han crecido a lo largo y a lo ancho. Son solidarios, amantes de la naturaleza, responsables, divertidos… ¡Qué va a decir una madre de sus hijos! Pero sobretodo hemos encontrado en los Scouts tanto ellos como nosotros, sus padres, una forma de entender el mundo y de entender la vida, que va más allá de un espacio lúdico y educativo.

Empezando en el Escultismo 4Mis hijos no serian los mismos de no haber pertenecido, participado y disfrutado de ser Scouts. Su compromiso con el Escultismo los ha hecho mejores en todos los sentidos.

En este largo y fructífero viaje de 20 años, su padre y yo les hemos acompañado y hemos formado, humildemente, parte del mundo Scout, comprometiéndonos en actividades y, en mi caso, como cocinera de campamento. Ya que durante el curso no podíamos, participábamos en verano que nos quedaba más libre.

Me gustaría que esta experiencia, en la que seguro que se pueden ver reflejadas muchas familias que lean este post, sirviera para que se animen a apuntar a sus hijos al movimiento Scout. Que sepan que les hacen un gran bien a sus hijos e hijas, porque aquí se encontrarán amigos, disfrutarán de la naturaleza, aprenderán lo que beneficia al crecimiento personal, el compromiso, el afán de servicio, la solidaridad, se lo pasarán muy bien, estarán alegres y compartirán muchísimas experiencias en las que serán protagonistas sin que los mayores estemos encima todo el día diciéndoles lo que deben hacer y cómo deben hacerlo, porque para que crezcan a lo ancho y a lo alto, debemos dejarles ser autónomos, libres y responsables. Y eso os aseguro que se enseña y se aprende de maravilla en los grupos Scouts.

Inmaculada Ortega

Grupo Scout Monte Clavijo

Comentarios